Bielorrusia y Hong Kong son dos regímenes autoritarios diferentes, pero el resultado es el mismo: los profesionales jóvenes, bien formados, emigran, con consecuencias desastrosas para el país y la economía.