En 2017, la ONU contabilizó unos 164 millones de trabajadores migrantes. En 2020, las restricciones a los desplazamientos y los confinamientos les impidieron trabajar a muchos de ellos. Algunos perdieron sus empleos y retornaron prematuramente.