Malasia, con su crecimiento económico, es destino de los emigrantes de sus vecinos más pobres. La mayoría trabaja en empleos de baja cualificación en condiciones precarias, pero las startups ofrecen nuevas oportunidades.