Se trata de una crisis de dimensiones insospechadas. Para las empresas alemanas que trabajan con China el virus es una pesadilla. Acompañamos a una asesora china en un viaje de negocios, ahora que saber gestionar crisis se ha vuelto fundamental.