La propagación del coronavirus podría poner en peligro el suministro de medicamentos en todo el mundo. El motivo: la mayoría de los medicamentos provienen de China e India, donde la producción está paralizada.