La erosión de los suelos, las sequías y las plagas de insectos son un problema en todo el mundo. Se pierden cosechas y superficie forestal, por lo que hacen falta cambios, tanto en la agricultura como en la silvicultura.