Krieger ya no reconoce la realidad. Quiere crearse su propio mundo, como si se tratara de un telón de fondo en una videoconferencia. Ya no encuentra orientación en el mundo real.