Un antiguo banquero de inversiones lucha hoy para conservar la selva tropical de Borneo y, como banquero que nunca pierde su olfato, hoy vende certificados de emisiones a empresas contaminantes como VW y Shell.