A los ciclistas les gustaría que cundiese el ejemplo de Copenhague o Barcelona: zonas verdes y sin autos. Todo ello, sin que proliferen anodinas calles comerciales. En la ciudad del futuro, vivir, trabajar y comprar deberán compartir espacio.