Alemania es el país de la automoción, pero los tiempos cambian. Los autos eléctricos sustituyen a los de combustión. En plena transformación, el país quiere recuperar terreno e invierte ahora en baterías hechas en Alemania: ¿demasiado tarde?