Cada alemán produce 500 kilos de basura al año. A veces el contenido de apartamentos enteros acaba en el vertedero. No así en Hamburgo: Allí las autoridades se encargan de recuperar y revender este tipo de basura. ¿Pero es rentable?