La Unión Europea concede ventajas comerciales a Camboya. Como contraparte, el país asiático se compromete a respetar los derechos humanos y las reglas democráticas. Pero ahora la UE acusa a Camboya de no cumplir el acuerdo y amenaza con anularlo.