Asanda Pakade tiene 17 años. Vive en la provincia de KwaZulu-Natal, en el este de Sudáfrica. Tiene siete hermanos y aunque no le gusta mucho ir a la escuela, tiene grandes planes de futuro. Su afición: practicar karate, para poder defenderse.