Era una ley tácita: el presidente estadounidense apoyaba la solución de dos Estados para Oriente Medio. Donald Trump rompe la regla y afirma que le es indiferente si hay un Estado o dos. ¿Qué significa esto para la política de asentamientos israelí?