El río Congo es vital para los habitantes de la capital, Kinshasa. Pero el río y sus afluentes están llenos de basura, especialmente de residuos plásticos. Por ello, el ecologista Alain Sebela fundó una organización que lucha contra la basura.