128 horas. Es la media de tiempo que los automovilistas de Moscú estuvieron atrapados en embotellamientos en 2019. Por eso, el alcalde moscovita invierte ahora en un transporte público ecológico y digital. Pero muchos ciudadanos no están de acuerdo.