El lobo mexicano, que a punto estuvo de extinguirse, vuelve a ser visto de nuevo en libertad en el estado de Chihuahua.