Muchos religiosos conservadores de Estados Unidos no quieren saber nada de las vacunas contra anti-COVID-19. Aunque 140 millones de estadounidenses están ya completamente vacunados, todavía hay que convencer a los escépticos.