La protección de los animales no es una de las prioridades en Malawi, un país sumido en la pobreza. En consecuencia, animales domésticos y salvajes están afectados por enfermedades. Una organización alemana forma ahora a veterinarios locales.