En el sur de Kirguistán se encuentra el bosque de nueces más grande del mundo. Aquí se recogen millones de nueces en otoño. Pero esta selva única está amenazada por la deforestación y la explotación ganadera.