Un grupo de jóvenes japoneses, miembros de la red Global Shaper, ha creado la primera residencia privada de estudiantes de Tokio. Las habitaciones son asequibles. Y la universidad está a dos pasos.