Nuestros mares están invadidos por el plástico, las incineradoras no alcanzan a quemar todos los residuos y los vertederos crecen sin freno. Podemos cambiar esta tendencia si reutilizamos, reciclamos, compostamos y renunciamos a algunas cosas.