Los niveles de agua en el estado de California baten su récord mínimo y vuelve a haber incendios forestales. Algunos ciudadanos piensan en abandonar sus hogares para siempre, porque ya no se sienten seguros.