Incluso países con desiertos deben importar arena de zonas remotas para sus proyectos de construcción. La demanda es tan grande, que en algunos Estados se han formado mafias de la arena que dragan las playas y los cauces de los ríos.