Estados Unidos ha sufrido este verano una ola de calor sin precedentes. Se ha desatado una verdadera batalla por el agua en el país. Agricultores y fondos de inversión en California se disputan los terrenos donde brotan los manantiales de agua.