Unos setenta años después del final de la Guerra de Corea, una zona desmilitarizada de cuatro kilómetros de ancho sigue recorriendo la frontera en el paralelo 38. Terrible para las personas, pero una bendición para la fauna.