Los repartidores de comida de China están sometidos a una presión extrema. Si son lentos, se enfrentan a deducciones salariales o a la prohibición de trabajar durante tres días. Si se quejan, pueden incluso acabar en la cárcel.