En los Esteros del Iberá, los ciervos de los pantanos, los tapires y los jaguares se extinguieron en los años 70. Pero las especies perdidas están volviendo gracias a un proyecto de conservación impulsado por una iniciativa privada.