Miles de trabajadores de Europa del Este vienen a Alemania para ganar dinero en la industria cárnica. Así mantienen a sus familias en sus países de origen. Ahora los sindicatos alemanes les apoyan en su lucha por mejorar sus condiciones laborales.