En los cafés vieneses, el strudel de manzana no puede faltar en el menú. Es uno de los postres más populares de Austria y es conocido más allá de las fronteras del país. ¿Qué lo hace tan especial?