La arquitectura brutalista polariza. Para muchos, los edificios de concreto de entre 1960 y 1980 son feos. ¿Pero no tiene este estilo algo muy especial? En Berlín hay un par de ejemplos muy interesantes.