Anne Hoguet diseña abanicos para Hollywood. Las marcas de lujo están entre sus clientes y Karl Lagerfeld aprecia sus habilidades. Pero su oficio de abaniquera está a punto de desaparecer.