Para llamar a los animales y que regresen de los pastos por la noche, en Escandinavia han desarrollado una técnica especial de canto: el Kulning. Esta tradición centenaria también se mantiene viva a través de conciertos.