Cada vez más arquitectos de todo el mundo apuestan por la fuerza de la naturaleza, decorando con plantas y árboles las fachadas, terrazas e incluso los interiores de sus edificios.