Las islas Lofoten, en el norte de Noruega, son un paraíso para los amantes del surf que no le temen a las bajas temperaturas. El mar alcanza 500 metros de profundidad cerca de la costa, formando olas gigantes.