Jakob Fugger fundó esta colonia para pobres en 1521. En aquel entonces el arriendo era de un florín renano anual, hoy menos de un Euro. El precio no ha cambiado, pero quien viva aquí debe rezar tres oraciones cada día.