En 1890 el repostero de Salzburgo Paul Fürst inventó un bombón de chocolate, nougat, pistacho y mazapán. Lo bautizó "bola de Mozart". La empresa familiar elabora la versión original hasta hoy.