En Cracovia, Polonia, dos hermanas quieren asegurarse de que la manufactura de cuero dorado no caiga en el olvido. Fabrican preciosos revestimientos murales con técnicas ancestrales.