Las esculturas de animales de Debbie Lawson recubiertas de alfombras persas son piezas de exposición muy codiciadas. Osos polares, ciervos y canguros esculpidos en alambre se transforman en su obra.