Las leyes regulan qué se puede decir en Internet. En Estados Unidos y la mayor parte de Europa la libertad de expresión está muy protegida. Pero, ¿qué ocurre con los mensajes de odio?