Un modelo óseo creado por computadora e impreso luego en 3D es la base para dar forma a los implantes quirúrgicos que pueden, gracias a esta tecnología, prepararse con precisión antes de entrar al quirófano.