Las interfaces cerebro-computadora no invasivas caben en auriculares o cintas para la frente. Con ellas se podrá, por ejemplo, atenuar la luz con solo pensarlo, reproducir un video o medir la productividad.