La inteligencia artificial puede ayudar a los agricultores de todo el planeta a lidiar con las consecuencias del cambio climático. Pero ¿cómo acercar la innovación tecnológica a las regiones más pobres?