Alumnos de un jardín de infancia aprenden a programar con una simpática abeja robot. ¿Contribuyen estas herramientas a hacer más accesible la informática? ¿Es realmente posible en edades tan tempranas?