Una combinación de incertidumbre y sorpresa convierte a una canción pop en un clásico. Los neurocientíficos lo descubrieron con la ayuda de un modelo de aprendizaje automático. ¿Se puede descifrar la fórmula del éxito?