En la región del Donbás, una pequeña ciudad quiere rebautizarse como "New York" para dejar de ser bombardeada. De hecho, ese era el nombre de la ciudad hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.