Desde la pandemia, cada vez más turcos extienden sus cañas de pescar sobre el Bósforo, en el puente de Gálata en Estambul. Muchas personas han perdido su trabajo y la pesca es su único medio de subsistencia.