Las escuelas en Turquía llevan más de un año prácticamente cerradas. El Gobierno apuesta por un confinamiento estricto para recuperar el turismo en verano. La situación es difícil para alumnos y padres, que se sienten ignorados.