A lo largo de toda la república alpina se entierran calzoncillos. Se espera que el grado de descomposición proporcione información sobre la calidad del suelo en el país. Miles de suizos participan en el proyecto.