En el segundo verano con pandemia, los suecos disfrutan de la naturaleza que tienen a su alcance. Los habitantes de Estocolmo son aficionados a su archipiélago: unas 30.000 islas que se adentran en el mar Báltico.